5 juegos de samuráis que te ayudarán a escribir

No nos engañemos, a todos nos gusta jugar. Los juegos no son cosas de niños y el mercado ofrece cada vez más variedad de juegos de todo tipo y para todas las edades. Tenemos juegos de mesa, de rol, videojuegos, etc.; unos más sencillos, otros más complejos. Basta con echar un ojo a los buscadores de Internet para encontrar infinidad de webs, foros y tiendas; en definitiva, infinidad de opciones.

Pero, ¿te has planteado que los juegos pueden ser algo más que un pasatiempo? ¿Has pensado en utilizarlos como fuente de inspiración o como apoyo para crear una historia? Te aseguro que no soy la primera a la que se le ocurre esto, ya son varios jugadores quienes han escrito y publicado sus partidas de rol. Por ejemplo, el anime Las crónicas de Lodoss tiene su origen en una partida de rol; o los libros The Expanse, que han sido adaptados a serie de televisión.

En esta entrada, voy a hablarte de cinco juegos muy diferentes y de cómo utilizarlos para escribir un relato o una novela. Todos ellos tienen un punto en común: los samuráis son protagonistas.

Leyenda de los Cinco Anillos

Me atreveré a decir que es el juego de esta temática más popular. Comenzó hace ya unos cuantos años como juego de cartas y más tarde como juego de rol.

Rokugan es una especie de Japón feudal mágico, un gran Imperio liderado por el divino Hantei y dividido en Clanes Mayores y Clanes Menores, entre los cuales hay constantes guerras y disputas. Y no solo eso, el Clan Cangrejo protege la muralla Kaiu, tras la cual se extienden las Tierras Sombrías, llenas de monstruos y demonios. Es imposible explicar en este post todo lo que Rokugan ha dado de sí con los años y como, campeonato tras campeonato, se ha ido definiendo un enorme hilo argumental con infinidad de personajes. Esta gran trama, procedente de los campeonatos de cartas, se convirtió en el trasfondo perfecto para un juego de rol. Como suelen decir los jugadores, “Rokugan is not Japan”, es decir, si quieres escribir sobre Japón pero te apetece aprovechar personajes y tramas de una partida de Leyenda de los Cinco Anillos, recuerda que el juego se toma muchas licencias. De todos modos, estas diferencias en cuanto a sociedad, etiqueta y demás, las acabará perfilando el propio grupo de jugadores y el master.

Las posibilidades son casi infinitas. Puedes vivir una aventura sencilla y dedicarte a cazar demonios; formar parte de un ejército; ser un ronin cazarrecompensas; un peligroso brujo; un cortesano ladino; un mago elemental; un monje guerrero lleno de tatuajes mágicos… Eso sí, si nunca has jugado, te recomiendo buscar un grupo de jugadores con cierta experiencia que te guíe, hay mucha información y los novatos pueden andar un poco perdidos, lo digo por experiencia. Así que ponte a jugar y toma nota, seguro que te encuentras con personajes muy interesantes y tramas emocionantes.

Y por cierto, ¡pronto saldrá también como juego de tablero!

Total War Shogun

Nos vamos al mundo de los videojuegos con Total War. He de decir que no juego mucho a videojuegos, pero me enganché a este y, hasta que no me convertí en Shogun, no paré.

¿De qué va Total War Shogun? Pues va de conquistar Japón, no está mal, ¿eh? Ambientado en el periodo Sengoku de Japón, este juego te permite liderar uno de los clanes que lucharon en aquellas guerras. Tendrás que administrar y proteger tu clan, formar ejércitos, contratar ninjas asesinos y saboteadores, liderar tu flota, y hacer frente a los ataques de tus enemigos.

Una de las cosas más llamativas de este juego son las batallas. Hay varios escenarios distintos, desde grandes castillos a colinas cubiertas de niebla o el mar, que posibilita las batallas marítimas. Tendrás que demostrar ser un buen estratega, alentar a tus tropas y evitar que tus samuráis se conviertan en desertores o acaben agotados antes de entrar en combate. La narración de batallas es algo que, personalmente, me cuesta y me preocupa hacerlas todas iguales o poco dinámicas. Si te ocurre lo mismo, quizá este juego te ayude a visualizar la escena contando además con el factor azar, pues no sabes qué va a hacer tu enemigo.

Age of War

Este es un pequeño y sencillo juego de mesa en el que tendrás que luchar contra tus amigos por conquistar clanes y provincias. En este caso, te propongo lidiar con las leyes del azar y tomar nota de lo que ocurra en la mesa: qué señor feudal conquista cada provincia, qué traiciones hay; qué provincias pasan de unas manos a otras… Los detalles y pormenores son cosa tuya.

Creo que es un reto divertido aceptar que no somos dueños totales de nuestra historia y que hay factores que dependen de los dados y del rival que tenemos en frente, ¿no crees?

Tenga

Este es un juego de rol bastante actual, 2011, y está ambientado también en el Periodo Sengoku, justo antes del inicio del Periodo Edo y el Shogunato de Tokugawa. Así que tenemos de nuevo clanes en guerra, el pueblo sufriendo, traciones, castillos que cambian de manos… Un escenario peligroso en la que cualquier samurái tendrá una vida la mar de interesante.

Se trata de un juego de rol donde prima la narración más que las tiradas, así que la creación del personaje, su pasado, sus objetivos y sus principios éticos, serán claves para el desarrollo de la historia.

Torii

Torii es otro juego también ambientado en el Japón feudal. En este caso, cada jugador lleva un pelotón de unos doce samuráis. Si en tu trama deseas incluir escenas de acción, escaramuzas, batallas y no sabes cómo enfocarlo, Torii puede ayudarte.

En este caso, hablamos de miniaturas que se disponen en diversas escenografías como si de un diminuto ejército real se tratase. Cada enfrentamiento es único y, en este caso, es el intelecto y la habilidad de cada estratega lo que definirá la acción y el resultado final. Así que no te lo pienses dos veces, deja que tus personajes cobren vida sobre la mesa, ponlos a jugar y a escribir.

¿Y tú? ¿Has utilizado alguna vez los juegos como elemento creativo a la hora de escribir un relato? ¿Qué otros juegos recomendarías? Si te ha gustado, suscríbete y comparte. Un saludo y nos vemos la próxima semana. Como despedida, cierro con el Proyecto Kitsune de esta semana.

 

El grupo de guerreros esperaba agazapado entre los árboles. Aguardaba el paso de la comitiva del general rival. Acabar con él y con su mano derecha, inclinaría de un plumazo la balanza a su favor en aquel conflicto que duraba ya diez años. Los primeros rayos de sol se colaban con timidez entre las frondosas ramas y dibujaba difusas formas y contornos. Se oyeron cascos de caballo al paso. Los soldados de aquel séquito doblaban en número a los asaltantes, pero estos contaban con el sigilo y la sorpresa. Un arquero, encaramado en una gruesa rama, tensó su arco, apuntó al pecho del general y disparó…

4 comentarios

Responder a mhisern Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *