Hace tiempo que no publico ningún post sobre literatura y ya va siendo hora. Hoy quiero dirigirme sobre todo a aquellos que sienten interés por el folclore japonés pero que aún no ha leído mucho sobre el tema. Si eres experto, puede que no te descubra nada nuevo, o tal vez sí; en tal caso, sería genial que compartieras tus propias recomendaciones en un comentario al final del artículo.

Voy a hablar de cuatro libros que a mí me han gustado especialmente, tanto para documentarme como para disfrutar. Algunos los descubrí hace años y me han servido de apoyo mientras escribía y otros han sido descubrimientos recientes.

Cuando hablo de folclore me refiero a aquellos cuentos, leyendas, mitos y criaturas que han acompañado a la cultura nipona a lo largo de su historia, formando parte de la cultura y del imaginario popular. Los personajes que descubrimos en estos libros aún gozan de presencia en el arte japonés e incluso ha calado en las obras de autores extranjeros (entre los que me incluyo). Ahora tenemos novelas, manga, anime y películas en la que los dioses shintoistas, los yurei y los yokai campan a sus anchas. Pero si quieres ir más allá y explorar los orígenes, te hablo de cuatro libros con los que comenzar.

1. Yokai, monstruos y fantasmas de Japón

Este libro de Andrés Pérez Riobó y Chiyo Chida y publicado por Satori fue uno de los primeros libros que tuve sobre Japón. Se trata de un recorrido por los yokai más famosos , dedicando a cada uno de ellos un breve capítulo. Descubrirás a las más peculiares criaturas, como el Nopperabo (Cara plana), Nekomata (Gato de doble cola) o Mehitotsubo (Monje ciclópeo); conocerás algunas anécdotas y trucos para librarte de los más peligrosos. Aun así, no están todos, porque yokai hay muchos, muchísimos, algunos originarios solo de una pequeña región y otros que cambian de una zona a otra

Pero, ¿qué son los yokai? Podríamos definirlos como monstruos, criaturas sobrenaturales que forman parte de la naturaleza o de los hogares; algunos son malignos, otros bondadosos y otros, simplemente, traviesos. En ocasiones verás la palabra «yokai» traducida como «fantasma» o «demonio». En mi opinión no es del todo correcto, ya que en Japón existen los yurei que se parecen más a los fantasmas occidentales: almas en pena que no pueden dejar el mundo de los vivos porque tienen un asunto pendiente. Sí es cierto, que hay criaturas que pueden ser consideradas ambas cosas, como la ubume, el espectro de una mujer que fallece dando a luz o dejando a un hijo pequeño. Se siente en la obligación de cuidar a su bebé y no es capaz de dejar este mundo, convirtiéndose en una criatura aparentemente viva que interacciona con los mortales. Por otra parte, en Japón existe los oni, que suele traducirse por demonio y a veces por ogro, son rojos o grises, altos, tienen cuernos y van armados con garrotes. Sin embargo, existen yokai que podríamos considerar demonio, como el jorogumo, una araña gigante con cuerpo de mujer. La frontera entre yokai, oni y yurei a veces es difusa.

Sobre yokai hay infinidad de libros, también puedo recomendar «Yokai Attack! Guía de superviviencia de los monstruos japoneses» de Hiroko Yoda y Matt Alt, editado por Quaterni, una obra muy simpática.

2. Cuentos de hadas japoneses

Esta obra escrita por Grace James y editada por Satori en España es uno de mis libros favoritos. Uno de esos libros para disfrutar más allá del valor informativo que podamos obtener de él. Grace James fue una escritora británica (1882-1964) nacida y criada en Tokio. Creció inmersa en la cultura nipona y conoció sus numerosos cuentos tradicionales. Podríamos pensar que eso no tiene mucho mérito, pero hay que pensar en la época y el contexto. A finales del siglo XIX y comienzos del XX, Japón estaba de moda en Europa. La ropa y el arte se vieron influidos por el lejano país del sol naciente; sin embargo, fueron pocos los japoneses que viajaron a Europa a mostrar su cultura. Quizá la figura más destacada de este periodo es la actriz Sadayakko, de la que hablo en este post.

La cuestión es que Europa estaba enamorada de Japón, las damas vestían abrigos y batas que recordaban a los kimonos y los barcos viajaban cargados de lienzos, jarrones y abanicos de papel. Fue entonces cuando Grace James regresó a Inglaterra y se convirtió en escritora. Quiso compartir aquellos cuentos de su infancia y no tardaron en hacerse populares: Momotaro, la princesa Kaguya, Orihime, etc. fueron conocidos en Europa gracias a ella.

Sin duda, Grace James no fue la única escritora fascinada por Japón, hubo otros contemporáneos que trasladaron lo aprendido a los occidentales, como Richard Gordon Smith o Lafcadio Hearn, del que hablaré a continuación. Hoy en día podéis encontrar muchas recopilaciones de este tipo, pero este fue el primero que cayó en mis manos y por ese motivo me resulta especial. Sin duda lo recomiendo.

3. Historias de fantasmas de Japón

Llega el momento de hablar de mi última adquisición (cortesía de Papá Noel). Se trata de una preciosa edición de Edelvives con la firma de Lafcadio Hearn y con las ilustraciones de Benjamin Lacombe. Fue contemporáneo de Grace James, nació en Grecia (1850) y falleció en Japón (1904). Su vida no fue fácil, como bien podemos leer en el prefacio. Siendo niño, su familia se trasladó a Dublín (su padre era Irlandés); al poco, su padre los abandonó y su madre dejó a Lafcadio al cargo de una tía que vivía en Gales para regresar a Grecia. En resumen, se vio solo y parecía destinado a dedicarse a la vida religiosa y ser ordenado sacerdote. Con los años, las cosas no fueron a mejor, perdió un ojo y la fe, y tuvo dificultades para encontrar trabajo.

Viajó a Francia y a Estados Unidos, donde logró convertirse en periodista, más tarde fue destinado a Japón, después rompió su relación con el periódico y se dedicó a la enseñanza. Parece que en Japón las cosas le fueron mejor, se casó una mujer japonesa y tuvieron cuatro hijos, al fin tenía una familia. Su esposa le narró cuentos de fantasmas y él escribió sus propios relatos inspirado por aquellas criaturas.

Este libro, que goza de una prosa sencilla y cercana, nos muestra a los fantasmas japoneses desde la perspectiva del viajero que descubre un mundo nuevo. Una lectura deliciosa, y con esta edición aún más.

4. Kojiki

Seguro que algunos lo estabáis echando de menos, el Kojiki, la biblia shintoista. He querido dejar el más importante para el final porque, la verdad, no es un libro fácil. En él se narra la creación de mundo, las aventuras y desventuras de los dioses que forman parte del panteón shitoista. Es un libro imprescindible si queremos conocer a todas esas divinidades, esos mitos que nos muestran el carácter y espíritu de Japón. Si hablamos de folclore nipón, el Kojiki es la raíz.

Pero como digo, el Kojiki, no goza de una prosa ligera, amena y divertida; sino que me resulta un libro puramente informativo, lleno de curiosidades y datos interesantes, pero básicamente lo utilizo como fuente de documentación. Es un libro para leer poco a poco, intercalándolo con otras lecturas más entretenidas.

Y hasta aquí mis recomendaciones, y tú, ¿conocías estos libros? ¿Puedes recomendarnos alguno más? Seguro que a todos nos quedan muchos por conocer. ¡Hasta el siguiente post!

2 Replies to “4 libros para descubrir el folclore japonés”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *