Saludos, samuráis de La sombra del kitsune, como lo prometido es deuda, hoy vengo a hablaros de una serie que, si eres usuario de Netflix, seguro que no ha pasado desapercibida en tus vistazos al catálogo. Me refiero a la coreana Recuerdos de la Alhambra. Creo que el principal encanto de esta serie, incluso para los que no suelen ver doramas, es que en parte ha sido rodada en Barcelona y Granada. Pero su encanto va más allá, y es que es que es un interesante relato de ciencia-ficción; con todo, a mi parecer, está lejos de ser perfecta.

Sinopsis

Todo comienza con una llamada de teléfono. Jung Se-Joo (un joven coreano residente en España interpretado Chanyeol) contacta con Yoo Jin-Woo (el millonario director de una importante empresa) con intención de reunirse con él para cerrar un importante acuerdo desde un cabina cercana a Plaça Espanya en Barcelona. El joven parece nervioso y aterrado, tras decirle a Yoo Jin-Woo que lo espera en un hostal granadino llamado «Bonita», abandona a toda prisa la cabina telefónica. Yoo Jin-Woo comprende que su ex-amigo y ahora rival empresarial Cha Hyung-Seok (Park Hoon) quería negociar con Jung Se-Joo por lo que decide ir a Granada para cerrar el acuerdo.

Pero, ¿qué acuerdo? Jung Se-Joo ha creado un videojuego de realidad virtual tan sofisticado y realista que roza lo mágico y ambos empresarios quieren hacerse con él. Yoo Jin-Woo, nuestro protagonista, viaja a Granada y va al hostal «Bonita», allí conoce a Jun Hee-Joo, la hermana de Jung Se-Joo y propietaria del hostal. Por desgracia, Jung Se-Joo no da señales de vida, es como si se hubiera esfumado. Y no solo eso, Yoo Jin-Woo y Cha Hyung-Seok se enfrentan el videojuego y ocurre algo extraño… El videojuego, llamado «Recuerdos de la Alhambra» parece cobrar vida y será difícil distinguir la realidad de la ficción.

Personajes

Yoo Jin-Woo

El protagonista sin duda. Aunque en este tipo de series, por el momento, me he encontrado un elenco coral en el que dos o tres personajes tienen la misma presencia, en este caso es Yoo Jin-Woo quien lleva el peso principal de la trama mientras que los demás giran en torno a él.

El tipo en cuestión es bastante capullo y manipulador y practicamente todos los personajes hacen lo que él dice. A mí me ha costado mucho empatizar con él; aun así, resulta interesante entrar en la historia en la que se ve envuelto.

Jung Hee-Joo

Esta mujer (que por cierto, es como trece años más joven que el protagonista) es la dueña de un hostal, trabajadora como la que más, dulce y amable. Es huérfana y vive con su abuela y sus dos hermanos pequeños. Es la tutora legal de Jung See-Joo, pero el muchacho se tira por ahí un año desaparecido y ella pasa bastante. Y es que es una mujer a la que le cuesta horrores tomar decisiones, y si toma una basta una palabra del prota para hacer lo contrario. Solo toma una decisión en toda la serie y le cuesta tanto hacerlo que se desmaya.

Yoo Jin-Woo la engaña, la manipula y ella, aunque se enfada mucho, se lo perdona todo en la siguiente escena. A diferencia de lo que me pasó con Mr. Sunshine (cuya reseña puedes leer aquí) no deseé que terminarán juntos, pues es una relación muy desiquilabrada. Ah, sí, y llora mucho.

Cha Hyung-Seok

El rival de Yoo Jin-Woo, y no solo en el mundo empresarial, sino también en el amoroso, pues Cha Hyung-Seok está casado con la primera esposa de Yoo Jin-Woo, una señora bastante triste que no sé por qué no los manda a todos a tomar vientos.

Poco a poco, conocemos el pasado, la historia de ambos personajes, la complicada relación de Cha Hyung-Seok con su padre, el cual muestra una clara preferencia por Yoo Jin-Woo y los sufrimientos de Park Sun-Ho (Lee Seung-Joon), un amigo común. Ah, y viendo los flashbacks con su mujer, también es bastante capullo.

Amor: la pata cojea

Debo decir que esta serie me ha despertado sentimientos contradictorios: por una parte, me he enganchado desde el principio la emocionante historia de ciencia-ficción y por otra, no he llegado a conectar con los personajes. Y es que la relación de amor… Bueno, no es de amor, dejemos de llamar amor a la sumisión y a «aguantar todo porque soy una sacrificada». No sé por qué, pero no me creí esa relación ni ese vínculo, tal vez por las interpretaciones o tal vez porque un personaje resulta demasiado potente y el otro demasiado débil…

Tuve la sensación de que las emociones no fluían, sino que eran forzadas y poco creíbles.

Pobre presencia femenina

En efecto, aquí quien corta el bacalao son los señores: el prota, el rival del prota, el padre del rival del prota, el creador del juego, el rival del creador del juego, el amigo que intenta que no se desmorone todo… Son personajes que hacen cosas y cuyas acciones mueven la trama.

La enamorada del prota, la ex del prota, la otra ex del prota, la abuela de la enamorada, la hermana de la enamorada… Mujeres que no hacen nada especialmente significativo, no toman decisiones, no tienen iniciativa. Se hubiera agradecido alguna mujer de armas tomar o, al menos, que tomara decisiones importantes sin que un hombre la empujara a ello.

Buena ambientación y documentación

La verdad es que resulta entrañable ver algunos rincones de la ciudad de Barcelona y de Granada, vale que en algún momento cuelan planos del Eixample como si fueran de la ciudad andaluza, pero no me parece una cuestión grave. Sí resulta extraño a oídos del público hispánico que la mayoría de personajes granadinos que aparecen tengan acento de cualquier país occidental menos andaluz (salvo los piratas de Málaga, acordaos de los piratas de Málaga); pero teniendo en cuenta que es una serie enfocada principalmente al público coreano, no me parece tampoco muy relevante.

Sí resulta interesante el trabajo de documentación, como se utilizan las leyendas en torno a la emblemática Alhambra para dar impulso a la trama. He visto cariño y mucho mimo en este sentido y por eso esta serie, con sus más y sus menos, se lleva mi aprobación.

Y para dejar buen sabor de boca te dejo la famosa canción «Recuerdos de la Alhambra» de Francisco Tárrega e interpretada por Narciso Yepes, pieza que tiene una gran importancia en esta serie. ¡Nos vemos en el siguiente post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *