Uno de los principales retos a la hora de escribir mi saga literaria de fantasía fue dibujar el escenario en el que transcurre la trama. Si se tratara de un pequeño cuento, quizá no hubiera necesitado darle muchas vueltas y con trazar un sutil esbozo hubiera sido más que suficiente. Sin embargo, a la hora de embarcarse en una novela, cómic, serie de relatos, juego de rol o incluso una película, se puede necesitar una base más sólida para resultar coherentes de cara a los lectores y espectadores. Es decir, improvisar no es una buena idea, puede que en mitad de un capitulo se te ocurra algo que no hayas pensado y que te guste; pero es eso, un detalle.

Leí mucho sobre el tema, varios artículos y post y acabé divagando sin una idea clara, hasta que poco a poco, tracé mi propio camino. He desglosado ese camino en diez pasos, sencillos, directos y claros y espero que te sean útiles si te decides a crear tu mundo. Desde luego no es necesario trabajarlos todos, puede que no te interese la política o la económica, o qué hay más allá de las fronteras donde viven tus personajes… Selecciona aquello que consideres de valor. Y por supuesto no siempre hay necesidad de mostrar todo lo que define ese mundo al lector, si has definido muchos conceptos tal vez decidas enseñar sólo la punta del iceberg; sin embargo, todo el trabajo que no se verá se notará, pues tu creación tendrá mucha más solidez al no haber dejado demasiados cabos sueltos.

 

Ni que decir tiene que esto es mi experiencia creando Shirukuni, otros autores te darán consejos diferentes; lo que hagas y el tiempo que le dediques es decisión tuya. Te ofrezco consejos, no los diez mandamientos, y espero que te sean de utilidad.

1. El origen, todo tiene un comienzo

Todo mundo tiene un comienzo, un Big Bang, un dios, un Cronos, un Eru o lo que se te ocurra. Quizá te apetezca desarrollar un panteón divino al más puro estilo griego o quizá tomes una mitología ya existente y la adaptes a tu creación, como hice para el nacimiento de Shirukuni, donde divinidades shintoistas juegan un papel fundamental. Quizá no te parezca importante sin embargo sí que lo es por dos motivos: en primer lugar es un gran trabajo que despertará tu imaginación; en segundo lugar, se trata de los cimientos de tu mundo, es la base donde se sustenta todo aquello sobre lo que vas a trabajar y lo ocurrido en ese nacimiento tendrá repercusión en el mundo y en su naturaleza.

No es necesario escribir un Silmallirion, aunque si te apetece, ¡perfecto! Quizá algo que puedas explicar en un par de páginas sea suficiente y como digo no tienes por qué compartirlo con tus lectores si no lo ves imprescindible. Yo dudé mucho acerca de incluir un prólogo en Shirukuni vol.1 El resurgir de la sangre en el que se explicaran esos orígenes, y finalmente decidí incluir esa información en una trama que se desarrollará más adelante.

 

Es muy probable que tu historia transcurra en el mundo real, pasado, presente o futuro. Igualmente, tienes que tener claro por qué el lugar en el que se desarrolla la historia es como es. Por ejemplo: puede que tu relato transcurra en el desierto de Australia en el año 3000 y los protagonistas sean supervivientes de una brutal epidemia que acabó con casi toda la humanidad O puede que se trate de un Londres victoriano de una realidad paralela en la que humanos y marcianos conviven con ciborgs y zepelines. En cualquier caso, te conviene saber los motivos que han hecho que ese escenario sea así aunque después optes por no dar demasiadas explicaciones.

2. Naturaleza

Toca definir la naturaleza de tu mundo y plantearte ciertas cuestiones. ¿Se parece al mundo real? ¿En qué se diferencia? ¿Es un país o quizá un conjunto de países? ¿Un planeta, una galaxia? ¿Es desértico, montañoso, boscoso, marino, o tiene un poco de todo? ¿Las líneas temporales son normales o hay saltos temporales? ¿Es un mundo realista o mágico? ¿Hay criaturas fantásticas como dragones, unicornios, grifos, golems…? ¿El entorno es sólo un escenario en sí mismo o juega un papel activo como los Ents de El Señor de los Anillos o el Océano en Moana? ¿Los creadores de los que hablamos en el apartado anterior están presentes o se marcharon a su Valinor particular? No hace falta que respondas a cada pregunta, pero a grandes rasgos tienes que tener una idea general del mundo que estás creando y, según avances, seguro que se te ocurre añadir un tipo de criatura u otro; pero siempre con coherencia. Por ejemplo, por muy fantástico que sea Poniente de Canción de Hielo y Fuego, sería raro ver a Daenerys apareciendo en el Enterprise, ¿no crees? Por esa razón es importante tener una buena base, así será más difícil resultar inverosímil.

Y por supuesto, no olvides definir el clima, si cambia con el tiempo, o si hay estaciones o si varía de una zona a otra.

3. Es un todo o forma parte de algo más grande

Este punto es importante y es algo que me costó mucho definir para Shirukuni. En principio quería que fuera un mundo aislado, con un mapa y ya está, sin gaijin (extranjeros) ni nada por el estilo. Sí tenía claro que había otros reinos espirituales, como el Jigoku o el Tengoku. Al diseñarlo así, no habría enemigos ni amenazas extranjeras, “bastante tenemos con habernos dejado abierta la puerta del Jigoku”, pensé. No obstante, es algo que por el momento he decidido no cerrar y, ¿quién sabe lo que habrá más allá?
Así que tienes que decidir si tu mundo es un pequeño reino de hadas y duendes en el bosque, como el de la serie Ben y Holly, o si vas a abarcar planetas y galaxias como en Star Wars o Dune, o tal vez un mundo cerrado dividido en distintas naciones, como la Tierra Media o Poniente.

4. Fauna, flora y criaturas

Este punto está muy relacionado con el 2, aunque es más específico. Toca decidir qué criaturas habitan tu mundo, hay animales normales y actuales, primitivos, mutaciones extrañas, criaturas mitológicas o de creación propia. En Shirukuni hay animales normales como los que podemos hallar en Japón, mi principal fuente de inspiración: pájaros, peces, osos, grullas, zorros, luciérnagas… Y también hay seres sacados de leyendas y mitos japoneses, como oni y yokai de diferentes tipos. Lo que sería extraño e incongruente sería que de pronto apareciera un pingüino caminando por el Akumamori, y eso que me encantan los pingüinos. También conviene definir el reino vegetal, ¿hay plantas carnívoras gigantes?, ¿árboles que caminan? ¿Qué clases de frutas y cultivos hay? No olvides que, después de todo, tus personajes tienen que comer y te interesa saber con qué recursos cuentan; y no sólo eso, la naturaleza que definas puede ser un nido de peligros y amenazas.

 

5. Geografía

Este es otro punto en el que me atasqué al principio hasta que dibujé un mapa y sobre todo, hasta que definí las distancias. Al principio pensé que Shirukuni sería aproximadamente como Japón, sin embargo, tras decidir que de tal punto a otro se tardaba más de un mes a caballo, caí en la cuenta de que era casi tan grande como China. Dibujar un mapa es muy útil. Mi primer mapa de Shirukuni estaba hecho con bolígrafo y coloreado con plastidecor, menos mal que Gina B. Serra lo arregló y lo convirtió en un mapa bastante bonito. En el mapa que dibujes no dejes de indicar donde hay montañas, ríos, lagos, mesetas, desiertos… y tenlo siempre presente cuando tus personajes viajen de aquí para allá. Si lo tuyo no es dibujar, echa un ojo a este artículo sobre generadores de mapas. Sobre el diseño, las distancias y el tiempo que se tarda de un sitio a otro, me fue muy útil el programa AutoRealm que puedes encontrar en este enlace, tanto si tus personajes van a pie, como a caballo o en coche.

 

Y no dejes de hacer tus propios mapas de las ciudades principales o de lugares donde transcurra una acción importante, como una batalla, te ayudará a planificarla y describirla con mayor claridad.

6. Estructura social

Una vez tienes definida la naturaleza física y geográfica de tu mundo, toca definir como se organizan los personajes. Puede tratarse de un gran reino unificado como los Siete Reinos de Canción de Hielo y Fuego, o varios reinos independientes, como Gondor y Rohan de El Señor de los Anillos. En este caso, cada uno de esos reinos tiene sus propias características y no es igual la estructura social de Minas Tirith, que la de Bree o la de la Comarca. En el caso de Shirukuni, se trata de un Imperio en el que el Shogun lidera los territorios de las Grandes Casas y, a su vez, estas Grandes Casas, además de sus territorios ancestrales, tienen varias provincias de clanes vasallos. Por otra parte, al sur, están los clanes Gozoku que, aunque permanecen al margen de las Grandes Cases son leales al Shogun; sin embargo, en la provincia Gozoku ubicada más al sur, quedan antiguas tribus del desierto con su propia idiosincrasia.

También es interesante escribir una breve historia de esa sociedad, hechos importantes acaecidos en el pasado, pues sin duda son condicionantes y determinan el presente. Como en la vida misma.

Quizá esta parte te resulte farragosa, pero puede ser importante. Si tus personajes van a estar de aventuras por el bosque o navegando por los siete mares, quizá no tenga mucha trascendencia; pero si van a tener interacciones sociales y quieres tratar la historia del mundo en global, es algo en lo que tendrás que trabajar. ¿Es un sistema feudal con estamentos sociales muy marcados? ¿Una democracia? ¿Se dividen en tribus que se autogestionan y están en guerra entre ellos o hay un emperador y un consejo intergaláctico? El poder de los poderosos, ¿de dónde viene? Tal vez sea algo divino o puede que se hicieran con el liderazgo mediante la fuerza o la traición. ¿Es un líder querido o su mandato se tambalea? Y el resto del mundo, ¿cómo funciona? Pueden dividirse en familias, grupos sociales, escuelas o razas. Y si hay varias razas, ¿qué papel juegan entre ellas? Si hay humanos y te inspiras en una Edad Media Europea, cabe esperar que sean de raza blanca, aunque no tiene por qué; o quizá haya varios reinos y en cada uno sean distintos. También puede haber razas fantásticas: hadas, elfos, demonios, orcos… En Shirukuni, aunque no me detengo a definir los rasgos de los personajes, al estar inspirado en Japón e ir todos vestidos con kimono, cabe esperar que el lector se imagine a todos los personajes con rasgos orientales, aunque si no lo hace, tampoco tiene importancia. Tendrás que decidir si esas razas están enfrentadas o si son aliados, si cohabitan o si tienen fronteras separadas. ¿Qué clase de relaciones establecen? ¿Tienen hijos entre ellos como Beren y Luthien del Silmallirion?

7. Magia, ciencia, religión y tecnología

Tanto si tu historia transcurre en el mundo real o uno creado por ti, la magia puede tener un papel relevante, sobre todo si escribes Fantasía o Ciencia Ficción. Si decides incluir la magia, has de saber que hay diversos estilos, no son los mismos poderes los que tiene Leto II Atreides, que Yavanna, Harry Potter o Dr. Strange. Y tampoco esos poderes son adquiridos del mismo modo, unos nacen con ellos y aprenden a usarlos, como los yamabushi de Shirukuni o los jedi; otros, sin tener nada especial, aprenden. Y y luego está el Dr Who.

Pero, ¿qué clase de magia habrá en tu mundo? ¿Pequeños hechizos que creen ilusiones o conviertan a la gente en rana, o quizá algo más oscuro como invocar demonios y levantar cadáveres? ¿Tal vez poderes elementales o relacionados con la naturaleza? En cualquier caso, la magia tiene que estar bien clara en tu cabeza si no quieres caer en el deus ex machina. ¡Imagina que aparece la Tardis en Mordor! No lo olvides, sé coherente.

Desde luego puedes mezclar la magia con la tecnología y aunque haya hadas, druidas y duendes, estos pueden tener una tecnología muy desarrollada. En este aspecto, pondré de ejemplo el videojuego Guild Wars, donde conviven guerreros, elementalistas, nigromantes y golems al más puro estilo mecha.

Por otra parte también es bueno saber qué avances científicos ha desarrollado la sociedad. ¿Estudian astromonía, hacen operaciones para salvar vidas? ¿Cómo es su medicina y su conocimiento sobre el curso de las estaciones y la naturaleza? ¿Ese conocimiento está relacionado con la fe?, ¿hasta qué punto los personajes son conocedores del origen de su mundo y veneran a sus creadores? También puede ser que, como en Canción de Hielo y Fuego, haya varias religiones y nosotros, como lectores, ignoramos cuál es la verdadera. Has de marcar la frontera entre ciencia y religión, si es que la hay.

8. Usos, historia, tradiciones y costumbres

En este punto intenté ser muy cuidadosa al escribir Shirukuni. Principalmente, a un samurai de estatus superior se le habla de “vos” y se usan diversos sufijos como “-sama”, “-san”, “-chan”… Y todos están justificados. Quizá en tu mundo todos los personajes se hablen de tú y usen unos términos más actuales y desenfadados. Pero ante todo has de resultar verosímil. Sería muy chocante estar en una edad media hablando de vos a los reyes con términos cultos y de pronto soltar un , “pues me las piro”. Queda raro, ¿no crees? No olvides que las normas las dictas tú, pero has de cumplirlas si quieres que el lector te tome en serio.

También es bonito pensar en costumbres o tradiciones que pueda haber, ayuda a definir la sociedad y la personalidad de sus habitantes, pues es innegable que son aspectos que condicionan el carácter y el pensamiento de todos nosotros de una manera u otra. Y pregúntate cómo visten, qué comen, cómo viajan, cómo son sus hogares, con qué se entretienen, qué tipo de arte han desarrollado, etc.

En este punto también puedes decidir como se trata en esta sociedad el amor, el sexo y el matrimonio.

Y otro punto importante aunque no lo parezca, decide qué usos horarios se utilizan, cómo se miden las distancias, las cantidades… ¿Hay horas, minutos, millas, kilómetros, pasos? Quizá es algo que quieras obviar y no profundizar en ello pero quizá se te escape “un centímetro” en el capítulo 2 y en el 20 “una pulgada”. Así que ten cuidado.

9. Política y economía

Sí, sé que este punto a muchos no os gustará. No pasa nada, en realidad tiene la relevancia que queráis darle. Puede ser que sólo deis unas ligeras pinceladas o que queráis profundizar más y crear tramas políticas llenas de intriga. Es muy posible que el tema del comercio os resulte del todo aburrido, o quizá os parezca de lo más interesante y creéis rutas comerciales, monedas, formas de pago, prestamos, bancos, etc.

10. El papel de la mujer, rompe las reglas

Por extraño que parezca, he visto claro que era necesario dedicar un apartado a los personajes femeninos. Es muy posible que ni os lo hayáis planteado, pero dado el trato que ha dado la literatura a la mujer a lo largo de los siglos, me parecía importante hacer una pequeña reflexión e invitaros a plantearos algunas cuestiones. Puede que pienses: “mi mundo se inspira en la Europa medieval así que es una sociedad machista”. Pues no tiene por qué serlo si tú no quieres. Shirukuni se inspira en el Japón feudal y, aunque aquella era una sociedad profundamente machista, Shirukuni no lo es. ¿Por qué? No lo vi necesario. Hay castas muy marcadas y cada personaje tiene su estatus, por lo que decidí que de base las mujeres tuvieran un papel tan relevante como los hombres. Ambos pueden ser Shogun, Gran Daimyo, daimyo, guerreros, magos, sacerdotes, cortesanos, poetas, dedicarse a la prostitución, etc. Los personajes femeninos no se definen por ser “la madre de…”, “la esposa de…”, “la amada de…”. No. Son personajes profundos, con fortalezas y debilidades y el libro podría reescribirse cambiando los sexos de todos los personajes sin ningún problema. Cierto es que hay personajes machistas, pero sus actitudes son mal vistas y castigadas. Y si en algún momento nos encontramos con una esposa sumisa, lo más seguro es que no lo sea por ser mujer sino porque en ese caso su esposo tiene un estatus mayor que ella dentro del clan. Una Gran Daimyo no será nunca una esposa sumisa, os lo aseguro.

Os invito a reflexionar sobre qué trato queréis dar a vuestros personajes femeninos, si queréis abrir el abanico a un sinfín de posibilidades o dejarlas relegadas a un segundo plano, a personajes débiles, vulnerables y destinados a vivir sólo tramas amorosas. Y de verdad, que me encantan mundos como la Tierra Media o Poniente, pero me gusta romper el molde y dar más presencia a la mujer, después de todo, el mundo está lleno de ellas y no nos escondemos debajo de las piedras. Quiero leer sobre personajes fuertes con los que identificarme y no esperar a la Eowyn o la Brienne de turno que quebrante la regla que dice que las mujeres no podemos ser interesantes y poderosas.

Espero que estos diez pasos te hayan resultado útiles y te animes a crear tu mundo. Por último, no te olvides de mi Proyecto Kitsune. Pues usar el último párrafo de este artículo para escribir o dibujar lo que te apetezca a partir de él. Si quieres más información entra en este enlace. Y si no quieres perderte ninguno de mis artículos, ¡suscríbete al blog!

Entonces, Rimmya extendió su cálida mano y la posó sobre la fría roca y ésta se ablandó. Al momento comenzaron a brotar tímidos brotes de hierba, pequeñas flores y tiernos pimpollos de árboles. Aquellas humildes plantas que se estiraban desesperadas buscando los tímidos rayos del sol fueron sus primeros hijos vivos, los primeros que nacían para morir y volver a nacer, una y otra vez. Y eran unos hijos tan hermosos… Y deseó más, deseó unos hijos que caminaran sobre la tierra y nadaran en los mares que había creado con sus lágrimas; y de su deseo aparecieron infinidad de criaturas, todas distintas, todas amadas, desde el pequeño erizo de mar al imponente kraken; desde la frágil mariposa al majestuoso dragón de inmensas alas…

10 Replies to “Creando mundos en 10 pasos”

  1. Me ha encantado el artículo. Conociéndome, sabía que con la temática no había dudas que me interesaría, pero es que es muy completo y con muchos ejemplos. Coincido en cada punto. Y me encantan las pinceladas que vas dejando sobre tu novela. Como me sigas dando más ganas para leerla, me veo atracando la editorial para conseguir el primer ejemplar.
    Un fuerte abrazo y enhorabuena de nuevo por este gran artículo.

  2. Yo soy una profana en esto de escribir lo mio siempre a sido leer y leer sobre todo novela histórica. Leyendo tu articulo me doy cuenta de todo el trabajo q conlleva el crear una novela si se quiere obtener buenos resultados. No dudo q tu trilogía sera un éxito si has aplicado todo esto.

    1. Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que la creación de mundo me llevó cierto tiempo y algún que otro quebradero de cabeza. Sin embargo, una vez creado el mundo, el trabajo duro viene al desarrollar tramas y personajes y, al mismo tiempo, ir mostrando ese mundo. Ojalá tengas razón y Shirukuni funcione.
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *